lunes, 15 de octubre de 2012

FORMACIÓN: Sé lo que tengo ¿Qué me falta para ser un buen comunicador?

Ir a descargar
Una vez que ya ha descubierto lo innato que tiene para ser un buen comunicador (leer anterior post), vamos a centrarnos en lo que necesita. Por eso trataré de responder a la pregunta Sabiendo lo que tengo ¿Qué me falta?¿Qué necesito para ser un buen comunicador?.

Recuerdo, cuando yo era pequeño, los cuentos e historias que me contaba alrededor de una mesa camilla, mi abuelo Julián. Sólo con decir la primer palabra, mi abuelo lograba que yo le prestara toda mi atención. Lo contaba de tal manera que su mensaje, hacía que mi mente viajara con él a vivir la historia en primera persona. No era por su vocabulario, tampoco por la historia de final más que previsible y que en la mayoría de ocasiones ya me había contado. Era por como lo contaba, por su pasión y por su entusiasmo, porque él lo revivía una y otra vez, era feliz contándole sus historias a su nieto. Y es que hay personas, que lejos de dar conferencias y charlas sesudas, cuando hablan de algo lo cuentan con tanta pasión y entusiasmo que conectan con el oyente o espectador desde el minuto uno. Son extraordinarios comunicadores. Si usted no pone pasión y entusiasmo en contar su historia, su conferencia, su entrevista, su charla,... su comunicación carecerá del valor fundamental para poder llegar a su audiencia. El conocido gurú sobre estrategia empresarial Gary Hamel fue quién creo "la pirámide de las capacidades humanas en el ambiente de trabajo" y situó en la punta; el entusiasmo y la pasión como características fundamentales para que el trabajador dé valor a su empresa, para que su trabajo brille. Por lo tanto y a modo de resumen repase en su interior y busque, la pasión y entusiasmo que necesita para afrontar su nuevo reto; ser un buen comunicador y demostrarlo en cada intervención.

Dejemos el interior y vayamos al exterior, a la carcasa, a su imagen. No haga que su imagen valga más que sus mil palabras en la exposición en televisión o comunicación pública. Su imagen debe de ser siempre y exclusivamente agradable a la vista ya que ayuda a que el mensaje llegue. La imagen es importante y más en estos tiempos, por eso debe de cuidarla, pero ojo, no es lo mismo ser agradable a la vista, que ser guapo. El que es guapo es porque la naturaleza lo ha querido así, ha nacido así. El que es agradable a la vista, es el que cuida su imagen tanto su cuerpo, como su vestimenta. No todo el mundo puede ser guapo, pero si todos podemos ser agradables a la vista. Referente al físico, es posible que se lleve las manos a la cabeza, pero hay que recordar que la higiene debe de ser como antiguamente el valor en la mili, se presupone. Recuerdo un caso de un compañero en el que sin quererlo sus uñas fueron las protagonistas de su intervención en la presentación de un nuevo utensilio de cocina. Fue un completo desastre. Además de la higiene su aspecto físico, debe de ser radiante. ¿Qué corte de pelo le favorece?¿Gafas o lentillas? ¿Debe engordar o adelgazar para estar saludable? ¿Barba o bigote? ...
En cuanto a la ropa y accesorios, recuerde que no respetar el código de la vestimenta, revelarse contra él, le puede generar el rechazo de su audiencia. Por lo tanto pregunte, recopile toda la información que pueda antes de su intervención y conforme a las respuestas elija su indumentaria acorde, cómoda y que le favorezca.

Para encontrar en su interior y en su exterior estas necesidades, el único ejercicio que existe es ensayar y ensayar frente a un espejo o grabándose frente a una videocámara. Ensaye contando un cuento, una historia, hasta que vea en su espejo o en su tele, esa pasión y entusiasmo necesarias. Ensaye, pruebe y explore su atractivo físico y saque el máximo partido a su imagen(cuerpo y vestimenta) y logrará ayudar a que su mensaje llegue a su público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario